Construcción de una sierra de arco

El mes pasado os comentábamos que teníamos en mente un nuevo proyecto .

Para este, necesitábamos aprovisionarnos de materia prima. Por ello aprovechamos una salida para recolectarla.

Localizamos unos troncos de un carballo caído por una tormenta. Sus raíces no pudieron soportar la fuerza del viento y acabó tumbado en el lateral de un camino natural.

Necesitaremos la parte interior del tronco, la duramadre, que estará seca y si no hace mucho que fue arrancado, estará en buen estado.

Tras elegir un par de secciones, pasamos a cortar

Nos interesa llevarnos solo lo necesario, así que limpiamos los troncos retirando la corteza

Detalle de las secciones. El exterior está húmedo y algo estropeado, pero el interior está en perfecto estado.

Cargamos el material a la mochila y comenzamos nuestra vuelta

Ya en el taller, un par de días de secado para la madera, comprobamos que las capas exteriores de la madera ya tenía unos huéspedes encargándose de devolver a la naturaleza lo que de allí ha salido. Podemos ver orificios de entrada/salida de carcoma, tal y como esperábamos.

Saneamos la parte exterior

Y nos quedamos con la madera saneada.

Ya que van a pasar días hasta que pueda continuar, empapo un tratamiento sobre la madera y la conservo dentro del plástico para que penetre. Con esto me aseguro que no queden insectos xilófagos y que en un futuro no ataquen la madera. Es el mismo tratamiento que aplico a muebles o herramientas que restauro. (al terminar, volveré a impregnar la madera de este tratamiento antes de aplicar un barniz protector)

Pasamos a marcar el corte longitudinal. De este tronco sacaremos dos mitades

Cepillamos para dejar una superficie lisa sobre la que trabajar

De estas dos mitades, nos interesa sacar dos tablones rectangulares. Trabajamos entonces el dorso y los laterales. La madera que sobre la podré utilizar en otros proyectos.

Cortamos uno de ellos a la mitad lo que nos dará los mangos de la sierra.

Marcamos el diseño que tendremos que seguir para vaciarlo. La parte en la que insertaremos las espigas, la dejaremos por ahora sin tocar para que permanezca liso.

Presentamos los elementos para confirmar dimensiones y medidas

Mangos recortados y vaciados

Pasamos a realizar el mástil. Primero dejarlo perfectamente recto y angulado

Empezamos a dar forma al mastil

Una vez vaciada la forma del mástil, continúo con el perfilado de los mangos.

Enfrentando las piezas

Recorto la espiga del mástil.

Corto la hendidura de la sierra

Y realizo los agujeros para fijar la hoja.

Avellano el orificio para esconder la cabeza de tornillos y tuercas

Acabamos el último lijado de todo para que queda liso y suave al tacto.

Montamos con un tensor improvisado y una cuerda provisional para comprobar los encajes… Perfecto.

Nos ponemos con el tensor de la cuerda.

Y por fin, podemos probarla.

Corte rápido y limpio. La hoja se ve algo oxidada porque aunque está sin estrenar, la compré en una web de ventas de particulares y tenía algo de tiempo (por menos de un cuarto del coste de una nueva, compré un puñado de hojas sin estrenar). El coste del material en total, no llega a 2€ ya que todo es reciclado.

Espero tus comentarios y opiniones. Queda pendiente hacerle una funda para llevarla desmontada en la mochila.

Saludos!

Cama Bushcraft

Hola chavales!

Hace un par de semanas me junté con unos compañeros que compartimos esta misma afición que es el Bushcraft, para pasar un fin de semana juntos en el monte, en la parcela que tiene uno de ellos para hacer prácticas y trastear un poco. Aprovechando el encuentro y como tenía que procurarme «algo» para dormir, me propuse hacer una cama Bushcraft que había visto en algún video por internet

DSC_0011

Lo primero de todo fue hacer acopio de troncos que había por la zona para hacer la estructura, disfrutando siempre de la parte de serrar, cortar… que eso conlleva

DSC_0009

Con estos troncos de 1.5m. aprox montaremos un par de trípodes

DSC_0013

Por otro lado, con una lona que traía de casa y cosida para la ocasión montamos una camilla

DSC_0014

 

Aquí vemos un detalle del cosido, se deja un «tubo» para pasar un tronco por dentro

DSC_0030

 

Montamos un par de trípodes que aguantarán la camilla

DSC_0021

 

Colocamos la camilla tal que así y por la presión que ejerce se aguantará él solo, si queremos podemos añadir un travesaño, pero es opcional

DSC_0047

Hacemos lo mismo en el otro lado y ya está, no tiene más complicación.

DSC_0107

 

Al principio tengo que decir que no tenía mucha confianza cuando me tumbé encima pero aguanta perfectamente, la tela la compré por 4€ el metro cuadrado en una mercería. Como veis le coloqué un tarp para pasar la noche

DSC_0015

 

Como os he dicho iba con unos amigos que mientras yo hacía mis historias ellos también estaban con las suyas. Estaban acabando de montar una estructura de madera que llevaban levantando desde el verano

DSC_0019

 

Me quedé sorprendido con el nivel de profesionalidad, yo que estoy acostumbrado a atar con un poco de paracord o cuerda de pita. Lógicamente esto está pensado para perdurar con el tiempo y aguantar viento y lluvia.

DSC_0026

 

Perforando la unión con una barrena y rellenando el hueco hecho con un palo, la fijación era perfecta

DSC_0038

Luego queda todo cubierto con un toldo de rafia (gigante y barato) y el resultado es espectacular

DSC_0041

 

Dentro queda un espacio muy amplio para hacer vida común

DSC_0098

La guinda del pastel la pone una estufa que para cocinar y calentarse dentro de la tienda era perfecta

DSC_0048

El tubo de la chimenea queda por fuera para que salga el humo, que no era poco. De día estábamos a 4ºC y por la noche a bajo cero, pues dentro de la tienda hubo momentos en los que nos moríamos de calor, jajaja

DSC_0093

 

La estufa que venía perfecta para cocinar dentro, sin peligro y con comodidad

DSC_0096

Hay que ver lo infinitamente más buena que está la comida caliente en medio del monte

DSC_0083

Esa foto la hice al día siguiente, dormí bastante bien, me puse una esterilla debajo del saco y el tarp a dos aguas, ni me enteré del viento. Pensaba que iba a acabar en el suelo pero aguantó sin ningún problema

Fue un fin de semana perfecto para practicar y echarse unas risas, perdonad si no hice muchas fotos, pero cuando paso el día con más gente, me olvido de la cámara y me pongo a hablar como un loro. jajaja

 

Espero que os haya gustado y un saludo!